Esta nota es parte del nuevo proyecto Shop 13, en el que podrás encontrar productos relacionados con nuestros contenidos y comprarlos directamente en nuestro sitio ¡Esperamos que te guste esta novedosa experiencia de compra!

A lo largo de la vida solemos comprarnos y usar muchos lentes. Si sufres miopía u otro problema a la vista, probablemente ya te has comprado varios lentes ópticos. Muchos se rompen, ya no nos gusta o se pierden.

Pero si no, seguramente también te has comprado anteojos de sol. Respecto a estos, es costumbre de algunas personas comprarse varios modelos. Y si no son de muy buena calidad (habitualmente con marcos de plástico), se suelen romper con facilidad.

Aunque no lo creas ni lo percibas, la acumulación de lentes que ya no se usan suma a la contaminación de la Tierra

Sobre todo, si consideramos el enorme impacto del plástico en nuestro planeta. Unas 8 millones de toneladas de residuos de plástico llegan a los mares del mundo cada año, mientras que se desperdicia el 75% de todo el plástico que se produce (Fuente: WWF).

 

Y ya que entre los productos en los que se basan los lentes está el plástico, es una buena opción buscar opciones ecológicas para el uso de lentes, como una forma de no contaminar aún más el planeta.

¿Se pueden reciclar los lentes?

Lamentablemente reciclar lentes es bastante difícil. La montura de los lentes está usualmente hecha en base a varios posibles componentes, como el acero inoxidable, titanio, aluminio u oro. Y aunque se puede reciclar metales como acero o aluminio, otros como el titanio es muy difícil.

Además, varios plásticos que se utilizan en los lentes con casi imposibles de reciclar. 

¿Qué se puede hacer?

Lo mejor es reutilizar los lentes. Cambiar sólo el vidrio es lo mejor, aunque si definitivamente ya no te gustan, puedes darlos a alguien o donarlos a caridad (donarlos a Fundación Vemos es una opción).

En el caso de que se rompan, es mejor optar por mandarlos a reparar en vez de comprar unos nuevos.

Otra alternativa es usarlos de forma completamente nueva de forma creativa, como joyas o disfraces.

También puedes sumarte a la nueva tendencia de comprar lentes hechos con materiales reciclables. Una alternativa es Karün, empresa de que realiza anteojos de larga duración con modelos muy lindos.

 

Pero además, algo muy innovador es que utiliza materiales como redes de pesca, metales y otros tipos de nylon, para su producción. Incluso el estuche está hecho de cuero reciclado y el embalaje está fabricado con cartón reciclado.

Son una excelente alternativa para tener unos anteojos de buena calidad, a la moda y amigables con el medioambiente.