Esta nota es parte del nuevo proyecto Shop 13, en el que podrás encontrar productos relacionados con nuestros contenidos y comprarlos directamente en nuestro sitio ¡Esperamos que te guste esta novedosa experiencia de compra!

Últimamente, se han hecho muy conocidos los rodillos faciales o también llamados “roller face”, siendo los más comunes los roller de jade o los roller de cuarzo.

Este último es usado por famosas como Courteney Cox, Gwyneth Paltrow o la actriz chilena Leonor Varela. Y es que son varios los beneficios que un buen masaje con los rodillos pueden traer al rostro.

Beneficios del roller de cuarzo

La aplicación correcta del rodillo, ayuda a drenar el exceso de líquido que acumulamos en algunas zonas específicas, como el contorno de los ojos, por lo que el masaje en estas áreas puede deshinchar la zona. 

Estimulan también la musculatura facial, con un efecto anti-flacidez y descontracturando el rostro. Cabe señalar que nuestro rostro suele acumular contracturas que estresan la piel. Por lo que el rodillo facial te puede ayudar a relajar las facciones de la cara.

Promueve también el drenaje linfático, lo que ayuda a remover las toxinas que se acumulan en el rostro.

 

Y por último, los roller faciales suelen ser usados con sueros especiales. Por lo que el empleo de los rodillos estimula el efecto de estos sueros, además de que al no ser de un material absorbente (como el algodón o las toallas), se aprovecha al máximo el producto en la piel.

Cómo usar los rodillos de cuarzo

Lo mejor es haber puesto el rodillo previamente en el refrigerador unos 15 minutos, para aplicarlo frío. También procura tener el rostro limpio y es aconsejable haberlo humectado antes del masaje.

Con la piedra más grande realiza masajes ascendentes desde el mentón hasta las mejillas. Luego, con la más chica, hazlos debajo del ojo y sobre del ojo desde adentro hacia afuera con la piedra más pequeña, con una presión no muy fuerte.

En la frente haz masajes ascendentes y luego de adentro hacia afuera utilizando la piedra grande. 

En la zona del bigote, realiza masajes ascendentes con la piedra pequeña. Y luego vuelve a ocupar la piedra grande para realizar masajes en el cuello, de abajo hacia arriba justo en la línea debajo de la pera. Mientras que en las otras áreas del cuello haz masajes ascendentes. Los masajes deben aplicarse cada uno unas 5 a 10 veces.