Esta nota es parte del nuevo proyecto Shop 13, en el que podrás encontrar productos relacionados con nuestros contenidos y comprarlos directamente en nuestro sitio ¡Esperamos que te guste esta novedosa experiencia de compra!

En la etapa de lactancia, suelen surgir molestias y dolores a causa de los pezones agrietados. Estos son muy dolorosos, y lo peor es que parecieran que terminar de cicatrizar nunca.

Como si esto no fuera poco, muchas veces nos damos cuenta que la ropa se ha pegado a los pezones heridos, provocando que nos arranquemos parte de la herida, lo que nos duele y dificulta que la zona sane.

Si este es tu caso, no te desesperes, ya que hay un producto que puede serte muy útil. Se trata de las amapolas de lactancia, un producto que ayudará a tus pezones a sanar más rápido.

¿Para qué sirven las amapolas de lactancia?

Las amapolas de lactancia (o también llamados protectores de pezones) son unas especies de almohadillas con un interior hueco. Contienen pequeños orificios de ventilación por un lado  y un orificio más grande por el otro, que es por donde se inserta el pezón. 

En los casos de los pezones agrietados, es recomendable tener los pechos al aire, ya que la ventilación ayuda a que las heridas cicatricen mejor. 

No obstante, esto es a veces incómodo, sobre todo cuando la madre tiene que presentarse ante otras personas y no quiere mostrarse desnuda. 

Es ahí cuando las amapolas son muy útiles, ya que al ponerlas en el pezón, permite a la mujer ponerse ropa sin que ésta toque la piel y se pegue a ella. Además, el diseño está hecho para que los pezones se ventilen.

 

De esta forma, las amapolas de lactancia reducirán los dolores, hará que la zona se cicatrice más rápido y evitará infecciones y los dolores que causa el contacto de las mamas heridas con la ropa.

Hay pymes que ofrecen este producto. Una de estas es “Súper mom”, emprendimiento que ofrece kits de lactancia y postparto con productos realmente muy útiles, y que entre sus kits dispone de las amapolas de lactancia.

Otros usos

Al causar estas amapolas cierta presión en el pecho, suele estimular que salga la leche. Esto no es problema, ya al tener su interior hueco es capaz de almacenar una cantidad limitada de leche en ellas. Esta se puede incluso usar (siempre que no haya pasado mucho tiempo y que el protector esté limpio).

Por esto, muchas mujeres lo usan mientras amamantan a sus bebés, para recolectar la leche que cae del pezón del pecho que no se está ocupando.

Eso sí, el principal uso es para pezones agrietados, los que suelen cicatrizar alrededor de unos cuantos días, y no es muy recomendable usar las amapolas por tiempos muy prolongados.