La depilación es algo molesto para la mayoría de las personas que gustan de no tener vellos en su cuerpo. Una de las cosas más frustrantes para ellas, es tener que depilarse pero no disponer de cera.

Si te ha pasado esto, considera el sugaring, técnica de depilación en base a azúcar, agua y limón que te ahorrará las salidas a comprar a la tienda.

Es barata, tiene buen resultado, se usa igual que la cera normal, y además no deja daños en tu piel. 

Cómo preparar la cera de azúcar

Para una porción básica, necesitas una taza de azúcar morena, ¼ de taza de agua, y ¼ de taza de jugo de limón. También necesitarás una cuchara de palo y un buen sartén u olla. Debe ser de buena calidad, para que no se queme la cera.

Luego sigue estos pasos:

1. Pon todos los ingredientes en el sartén a fuego medio-alto (procura que el líquido tape el azúcar) y comienza a revolver mucho con la cuchara de madera. 

2. Cuando empiece a hervir (no dejar a fuego alto por más de un minuto) baja el fuego. Sigue revolviendo y revolviendo hasta que el azúcar se haya disuelto y la pasta tenga una consistencia espesa y pegajosa.

3. Haz la prueba del vaso: en un vaso de agua fría, deja una pequeña porción de la cera en el fondo del vaso y espera unos segundos a que se enfríe. Luego sácala y revisa si sale con una contextura blanda, pero sólida (con la que puedas hacer una bolita). Esta es la contextura adecuada e indica que la cera está lista. 

Textura de sugaring correcta

Si, por el contrario, se disuelve en tu mano y parece más miel, le falta un poco.

4. Cuando esté lista, vierte la mezcla en un pocillo resistente al calor y déjala enfriar un momento. Y listo, ya tienes tu cera de azúcar.

Revisa cómo lo hace la youtuber Raigna Vargas en el siguiente video: 

Cómo aplicarse la cera de azúcar

La forma de aplicación de esta mezcla no dista mucho que la forma en que se pone la cera común. Sólo debes seguir estos pasos:

1. Limpia y seca la zona que se depilará.

2. Lava tus manos y échate un poco de aceite en ellas.

3. Coge un poco de cera y úntala en la zona, en el sentido contrario al que crece el vello.

4. Espárcela por la zona hasta que quede una capa delgada, pero no tanto para que se rompa. Luego, rápidamente arráncala de la piel.

5. Si la mezcla se vuelve espesa, puedes volverla a calentar un poco.

6. Finalmente, procura que no queden pedacitos de la mezcla en la piel, y aplícate crema hidratante en la zona depilada.