La ingeniera indígena de México, María Teresa Ramírez Vega, logró crear un innovador método de limpieza de aguas grises, con el filtro de estas aguas en tierra, basado en las plantas crisantemo y cempasúchil.

Las aguas grises son el agua que proviene del uso doméstico, como de la lavandería o la ducha. Estas, al quedar sucias, tienen un uso limitado. Usualmente se las ocupa para el inodoro.

La joven creó este método cuando fue pasante de Ingeniería Horticultor de la Universidad Autónoma de Chihuahua, en su tesis “Fitorremediación de Aguas Grises”, indico El Tiempo.

Este permitiría ocupar estas aguas residuales en limpieza de interiores o exteriores.

María Teresa Ramírez Vega

“Se siembran semillas de crisantemos y cempasúchil en humedales, los cuales reciben el agua gris (regadera, lavadora, trastes) en goteo durante todo el día, esa agua se filtra en la tierra de las plantas y sale limpia”, explicó.

“Lo que permite sea utilizada en otras actividades como regar plantas, lavar el carro o hacer la misma limpieza, solo no es apta para beber o preparar alimentos”, señaló la joven científica.

María Teresa Ramírez Vega

Según la investigadora, este método puede servir para tener un  sistema práctico  de reutilización de aguas grises en el hogar, con el que se puede además adornar la casa con flores. 

Es una forma sencilla de contribuir al medioambiente y de forma barata y bonita.

“La idea no es tanto venderla, sino llevarla a la gente y ayudar”

Ramírez es es originaria de Bacaboche, y desde los 11 años vive en Chihuahua. Desde niña le interesó la horticultura, gusto que comparte con su papá, quien es nogalero, y su hermano, quien es administrador agrotecnológico.

Además es artesana, ofició que heredó de su mamá y abuelas. Sobre su proyecto aclara que:

“Nos gustaría enseñarle a la población este proceso, así se puede aprovechar el líquido, esta idea no es tanto venderla, sino llevarla a la gente y ayudar”, explicó.