Un estudio realizado por investigadores de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología mostró interesantes datos sobre la maternidad, en específico sobre ser madre soltera.

Según la investigación, las madres solteras por elección reciben una red de apoyo significativamente más grande que las mujeres en pareja.

Asimismo, el estudio señala no hay diferencias entre el desarrollo de los hijos de familias heterosexuales biparentales con el de las madres solteras.

madre e hija

Cabe señalar que esta investigación excluye a las madres solteras que lo fueron sin intención de serlo.

El estudio se realizó con cuestionarios validados hechos a 69 madres solteras por elección y a 59 madres de familias con padre y madre, ambos grupos con hijos de entre 1,5 y 6 años.

Finalmente, se extrajeron tres consecuencias principales: 

  • No hubo diferencias significativas en la participación emocional o el estrés de los padres entre los tipos de familias.
  • Las madres solteras por elección mostraron puntuaciones significativamente más altas en el apoyo social que recibieron, pero también en querer más apoyo social.
  • No hubo diferencias significativas en el comportamiento problemático interno y externo de los niños (bienestar).

Red de apoyo social

Los resultados mostraron que la madre soltera que eligió serlo recibe mucho más apoyo social, que viene de hermanos, padres, amigos y vecinos. Además, no temen pedir ayuda.

"Las madres solteras por elección y sus hijos se benefician de una buena red de apoyo social, y esto debe enfatizarse en la consejería de las mujeres que quieren tener y criar un hijo sin pareja", indica Mathilde Brewaeys, del Centro de Experiencia en Disforia de Género del Centro Médico de la Universidad VU de Ámsterdam.

Por otra parte, pone a un lado los niños que presencian una separación de sus padres, señalando que no es la separación en sí o la ausencia de uno de los padres el problema, sino la relación problemática entre los progenitores.

Papeles de divorcio con anillos de boda encima

 "La suposición de que crecer en una familia sin un padre no es bueno para el niño se basa principalmente en la investigación de niños cuyos padres están divorciados y que, por lo tanto, han experimentado un conflicto parental", explicó.