En los últimos años cada vez se hace más común que las mujeres sobre los 40 años se embaracen. Esto, principalmente a causa de la decisión de postergar la maternidad por su situación laboral, que es posible ahora gracias a la ciencia.

Pero también hay cada vez más increíbles casos de mujeres mayores de 50 que han dado a luz a hijos. Este es el caso, por ejemplo, de la modelo Brigitte Nielsen quien tuvo a su quinto hijo a los 54 años. 

Esto abrió el debate sobre el uso de la fertilidad In Vitro para tener hijos a una edad mayor, cuando los expertos indican que la edad promedio en que las mujeres se convierten en madre ha aumentado.

Un reciente caso rompió récord en un estado, luego de que una mujer diera a luz a los 57 años a su hijo. Se trata de Barbara Higgins, quien se convirtió en mujer en parir de forma natural con más edad en el estado de New Hampshire

Higgins es una profesora estadounidense que decidió junto a su esposo Ken, de 65 años, tener a un hijo, luego de que en 2016 perdieran a su hija Molly por un tumor cerebral.

Aunque la mujer aclara que su hijo menor, Jack, no vino a reemplazar a Molly, ésta última sí tuvo que ver en la decisión de tenerlo. “Probablemente no habría pasado si Molly estuviese viva, pero ella no es la razón por la que hemos tenido a Jack”, explica a Concord Monitor.

La pareja tuvo a su hija mayor, Gracie, cuando estaba en sus 30. “Ya entonces me sentía una madre ‘mayor’, todos mis amigos habían tenido ya a sus hijos por aquel entonces”. El pequeño Jack se lleva así 20 años con su hermana.

Bebé Jack

Criticas

Barbara señala que no fue un proceso fácil. No solo por los riesgos en su salud, sino por las críticas que ha recibido.

Algunos la acusan de ser egoísta por poner en riesgo la salud de su bebé y su seguridad al exponerlo a sufrir la pérdida de sus padres. Sin embargo, ella afirma que no cambiaría su experiencia por nada.

Nunca he tomado una decisión arriesgada, y esta no lo es. No seré la única ‘abuela’ que espere a que los niños salgan de la guardería, pero desde luego seré la única que haya tenido a su propio bebé”, dice.

“Además, estamos en una edad en la que Ken y yo tenemos todo el tiempo del mundo para disfrutar de él”, añade. Algo muy cierto, ya que ella trabaja con jornada reducida y su esposo está jubilado.