La menorragia es el sangrado menstrual intenso fuera de lo normal y por periodos prolongados. Cabe indicar que son muy pocas las mujeres que sufren realmente esta condición.

De todas formas, es importante estar alerta ante las señales anormales de la menstruación para ir  a consultar a un ginecólogo. 

Según Mayo Clinic, entre los síntomas de la flujo excesivo o menorragia están empapar una o más compresas higiénicas o tampones cada hora, durante varias horas; necesitar doble protección; y, expulsar coágulos sanguíneos más grande que “una moneda de un cuarto de dólar”, correspondiente a 2,5 centímetros de diámetro.

Toalla Higiénica y tampón para la menstruación

En cuanto a un periodo muy prolongado, la ginecóloga Sara Bautista explica a Vix que la regla normal dura entre 4 y 7 días.

Posibles causas

La menorragia podría ser el síntoma de diversas afecciones. Acá te damos 5 posibles causas, pero recuerda que no debes alarmarte. Primero siempre debes recurrir a un ginecólogo quien te podrá dar un diagnóstico.

Desequilibrio hormonal: Si se produce un desequilibrio en los niveles de la progesterona y el estrógeno, puede haber un exceso en el desarrollo del endometrio. 

Además, la alteración hormonal puede ser indicio de enfermedades como el síndrome de ovario poliquístico, la obesidad, la resistencia a la insulina y los problemas de tiroides.

Disfunción ovulatoria: según MSD, es la causa más común de sangrado intenso. En un ciclo anovulatorio (el óvulo no se forma), no se forma el cuerpo tampoco el cuerpo lúteo, por lo que la secreción cíclica normal de la progesterona no se produce. Esto hace que el endometrio siga proliferando hasta sangrar de forma intensa.

Fibromas uterinos o miomas: son tumores no cancerosos (benignos) del útero que aparecen en la edad fértil de la mujer. Usualmente no producen síntomas y tienen muy poco riesgo de desarrollar cáncer. Sin embargo, pueden producir flujo abundante.

Pólipos: son crecimientos adheridos a la pared interna del útero. Son benignos, aunque con el tiempo pueden convertirse en cáncer. Entre sus síntomas está el flujo muy abundante.

Adenomiosis: Es una enfermedad en el que el tejido endometrial, que normalmente recubre al útero, crece pero en la misma musculatura del útero. Produce sangrado intenso y períodos menstruales dolorosos.

Dispositivo intrauterino (DIU): Puede ser un efecto secundario del DIU.

Medicamentos anticoagulantes, antiinflamatorios u hormonales.

Lesión vaginal debida a un trauma o a un abuso sexual

Complicaciones derivadas del embarazo: como un aborto espontáneo o una ubicación inusual de la placenta.

Cáncer uterino o de cuello uterino: en especial si eres menopáusica o si tuviste un Papanicolaou anormal en el pasado.

Enfermedades renales, de tiroides o de hígado

Trastornos hemorrágicos hereditarios: como la enfermedad de von Willebrand, ocasionada por bajos niveles de proteína de la coagulación en la sangre.

¿Cuándo acudir al doctor?

Usualmente unos dos días de sangrado abundante se considera normal, pero para descartar cualquier enfermedad visita un ginecólogo si tu flujo es demasiado excesivo.

Acude al doctor si tienes sangrado luego de la menopausia, es tan abundante que empapa una o más toallas higiénicas en una hora, durante varias horas, expulsas coágulos grandes, o tienes sangrado irregular.

También mantente atenta si tienes dolor excesivo, o si presentas otros signos no anormales de la menstruación.