Sharon Moalem, doctor en medicina y neurogenética, se ha dedicado a investigar sobre la evolución y genética. Logró así descubrir dos enfermedades genéticas poco comunes y escribió el ensayo “El factor X: Sobre la superioridad genética de la mujer”.

En él, habla sobre lo que él considera una ventaja genética de la mujer respecto del hombre. “Son las mujeres las que evolucionaron para ser la mejor mitad, hablando en términos genéticos”, afirma.

En conversación con La Vanguardia, el experto en neurogenética explica el por qué de este pensamiento, afirmando que las mujeres son “el sexo fuerte” en cuanto a genética, pero no en cuanto a músculos.

“La fuerza femenina es una ventaja genética. Hay más bebés niñas que llegan a su primer cumpleaños que niños”, dice, agregando que “no tiene nada que ver con el comportamiento de riesgo de los varones”, como comúnmente se piensa.

¿Por qué las mujeres tenemos “ventaja” genética?

Cabe señalar que hombres y mujeres nos distinguimos por los cromosomas sexuales, XX en mujeres, y XY en hombres. 

Según Moalem, las mujeres tienen cerca de 1.000 genes extra que residen en el cromosoma X (mientras que en el Y solo habrían unos 70), los que se involucran en la formación y mantenimiento del cerebro y en el sistema inmune.

Cromosoma X

Esto, daría una ventaja, ya que permitiría a ambos cromosomas “cooperar” para que el cuerpo tenga mejores opciones. 

“Por ejemplo los genes de la visión del color están en el cromosoma X, si funcionan yo veo un millón de colores, si están averiados solo veré 30.000 colores. Usted al tener dos XX, si una de ellas está rota las otras células pueden utilizar la otra X como soporte”, explica.

Es decir, en el hombre habría solo “una opción” que el cuerpo puede usar. Sin embargo, en la mujer hay una doble opción.

“Es una flexibilidad genética. Para cada problema biológico que existe, las mujeres tienen dos posibles soluciones, mientras que los hombres solo tienen una”, explica.

Esto afecta en especial al sistema inmunitario. En el caso del coronavirus, el gen TLR7 que se usa para reconocerlo está en el cromosoma X. Por lo que la mujer tiene “dos formas de localizar cualquier virus y atacarlo”.

Hombre enfermo de resfriado

Aunque señala que las desventajas son las enfermedades autoinmunes.

El cerebro, el órgano más complejo

Esto es determinante también en el funcionamiento del cerebro, ya que la mujer está más “protegida” ante mutaciones, y por ende, ante discapacidades intelectuales.

“El autismo es cuatro veces más común en los varones, y dos veces más común el tartamudeo o el labio leporino. Todo lo que es difícil de crear en el cuerpo humano como el cerebro, la cara, los pies o los dedos, las mujeres lo hacen mejor”, explica.