Practicar profesionalmente una danza no es nada fácil. Sobre todo el ballet, que suele tener requisitos muy demandantes tanto en lo técnico y artístico. 

A esto se suma el cuerpo atlético y esbelto que deben tener los bailarines de ballet. Pero hay una joven con sobrepeso que decidió romper con estos esquemas y practicar la danza clásica de forma espléndida.

Se trata de la estadounidense de 19 años Lizzy Howell, quien ha logrado sorprender a los espectadores con una gran técnica, realizando pasos de ballet de forma casi perfecta.

"No debería importar mi peso, lo único que debe importar es mi pasión por la danza", dijo en una entrevista para Daily Mail en 2017.

La joven explicó que practica ballet desde los 5 años, y que desde entonces no ha dejado de perfeccionarse. Además, le gusta bailar jazz y claqué.

Perfectos ‘fouettés’

Fue en noviembre cuando la joven, con solo 15 años, posteó un video haciendo unos perfectos ‘fouettés’, un movimiento en el que el bailarín se para en un pie, mientras que el otro lo extiende y lo dobla para obtener el impulso y  comenzar a dar giros.

La joven volvió dos años después a colocar el video con una potente reflexión:

"Hace dos años mi vida cambió, y han sido los dos años más locos de mi vida. Nunca pensé que podría tener todas estas oportunidades o llegar a compartirlas con miles de seguidores. En 2019 mostraré más de lo que soy, y estoy deseando encontrarme a mí misma de nuevo. Me perdí tratando de ser el modelo 'perfecto' cuando no existe tal cosa. Traté de retratar mi vida como un arcoíris y sol cuando no lo era. 2019 será un año de aprender a ser yo de nuevo, un año en el que no temeré mostrar los momentos difíciles de mi vida y un año en el que me concentraré en mi entrenamiento".

Ahora la joven se dedica a bailar en distintos escenarios y a hacer clases a niñas que desean adentrarse en esta danza, demostrando así que no hay estereotipos que aguanten en el arte.