El nuevo informe de la Cepal dado a conocer este miércoles 10 de febrero, “La autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igualdad”, da cifras no muy alentadoras.

En él es posible ver un retroceso de la participación de las mujeres en el trabajo a causa de la pandemia por la Covid-19, enfermedad que comenzó el 2019 y que se extendió por todo el mundo en 2020.

Según el informe, la tasa de participación laboral de las mujeres en América Latina y el Caribe en 2020 fue de 46%, frente a un 59% en 2019. Mientras que la de los hombres fue de un 69% en 2020, frente a un 73,6% en 2019.

Asimismo, la tasa de desocupación de las mujeres en la región habría alcanzado un 22,2% en 2020. 

En el caso de Chile, entre abril y junio de 2020 presentó una tasa de participación laboral de las mujeres de 41,2% y una tasa de desocupación de 11,7%.

Además de la cesantía que surge del cierre del comercio, en el caso de las mujeres se añade la carga doméstica. Esto, ya que muchas toman el rol de cuidar de sus hogares, y no retoman la búsqueda de empleo.

El organismo regional de las Naciones Unidas estima que alrededor de 118 millones de mujeres latinoamericanas se encontraron en 2020 en situación de pobreza, 23 millones más que en 2019.

Turismo, salud y trabajo doméstico entre las áreas afectadas

Según el informe, un 56,9% de las mujeres en América Latina y un 54,3% en el Caribe trabajan en sectores que se prevé que serán muy afectados por la pandemia, lo que incluye el tema de los bajos ingresos.

Algunos de los sectores en los que sus trabajadoras más se han visto afectadas son turismo, comercio, manufactura, trabajo doméstico remunerado, salud y educación.

Informe de la Cepal

Según el estudio de la Cepal, el primer trimestre de 2020 la ocupación en el trabajo doméstico remunerado cayó en un -46,3% en Chile; -44,4% en Colombia; -45,5% en Costa Rica; -33,2% en México; y -15,5% en Paraguay; y -24,7% en Brasil.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, dio a conocer el informe en una  conferencia de prensa, donde pidió urgencia en la implementación de políticas de empleo, en conjunto con medidas inmediatas para resolver la pérdida de ingresos.

“Urge promover procesos de transformación digital incluyentes que garanticen el acceso de las mujeres a las tecnologías, potencien sus habilidades y reviertan las barreras socioeconómicas que estas enfrentan, de manera de fortalecer su autonomía económica”, agregó Alicia Bárcena.

“Resulta fundamental avanzar en un nuevo pacto fiscal que promueva la igualdad de género y que evite la profundización de los niveles de pobreza de las mujeres, la sobrecarga de trabajo no remunerado y la reducción del financiamiento de políticas de igualdad”, alertó.