Desde hace décadas se ha utilizado el término “tía solterona” para hacer referencia a las mujeres adultas de una familia que no se han casado. Este término se refiere de forma algo despectiva a estas personas, debido al machismo de épocas antiguas.

Pero actualmente, cuando sabemos que estas ideas nacen sólo de imposiciones sociales, y que efectivamente en la realidad muchas mujeres no quieren ni casarse ni tener hijos, hemos ido dejando de lado los prejuicios y aceptando otras elecciones de vida.

Asimismo hemos ido valorando la red de apoyo en las familias. De esta forma, estas mujeres se han presentado como un gran aliado para sus hermanos o hermanas, creando lazos fuertes con sus sobrinos.

Así lo advirtió Melanie Notkin, experta en marketing y fundadora de Savvy Auntie®, quien creó el término PANK  para definir a un sector creciente de mujeres que comparten ciertas características en común: son profesionales, con buen ingreso económico, solteras, sin hijos y con fuertes lazos con sus sobrinos.

“Tías profesionales sin hijos”

Fue en 2008 cuando la experta en marketing captó que había cada vez más mujeres profesionales sin hijos que invierten tiempo y dinero en sus sobrinos. 

Las llamó “Pank” por “Professional Aunts No Kids”, “Tías profesionales sin hijos”, aunque no necesariamente deban ser sobrinos de sangre, sino que pueden ser hijos de amigos cercanos.

“Las PANK están dispuestas, y felices, a ofrecer su apoyo a los niños de manera significativa. Son tutoras secundarias que cuentan con recursos emocionales, financieros y regalos, eso sin mencionar el tiempo de calidad e influencia positiva que les otorga un papel importante en la vida de los niños”, señaló Notkin.

Según una encuesta  realizada por Savvy Auntie® y Weber Shandwick Research, el 81% de estas mujeres tiene entre 33 y 52 años, siendo los 36 años la edad promedio.

El 74% tienen un título universitario y buen ingreso económico, gastando cerca de 61 mil millones de dólares al año en regalos para sus sobrinos. Pero también, ofrecen “asistencia económica al proporcionar a los niños cosas que los padres a veces no pueden”.

Suelen ser una buena fuente de información para sus sobrinos en diversos temas como viajes o redes sociales, y tienen una  posición bastante activa en la vida de al menos dos sobrinos.