Este viernes 12 de febrero comienza el año nuevo chino. Este 2021 se va así el complejo año de la Rata, marcado por la pandemia del Covid-19, y llega el año del Búfalo de Metal.

En el horóscopo chino cada año tiene un animal distinto, lo que no solo determina cómo será tal año, sino la personalidad de quienes nazcan en esos años.

Conoce aquí las predicciones de la astróloga argentina Ludovica Squirru Dari para cada animal del horóscopo chino. Si no conoces tu animal, verifica al lado el que corresponda a tu año de nacimiento.

Búfalo 1925, 1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009 y 2021.

Destacará entre los otros signos. Las nuevas corrientes espirituales lo mantendrán ocupado en proyectos sociales. Podrá influenciar al resto con su capacidad de seguir una rutina para ser constante con el objetivo que se propone. También con su capacidad de trabajo duro.

El Buey tendrá en mente la reorganización tras el desorden dejado por la Rata en el año 2020, lo que podría requerir terapias para aceptar los cambios que se vienen. Estará más abierto a ideas nuevas, a crear lazos y compartir en sociedad. Su esfuerzo será recompensado.

Rata 1960, 1972, 1984, 1996, 2008 y 2020.

En febrero estará cansada. Este año la Rata podrá tendrá más estabilidad emocional, seguridad y equilibrio para realizar sus proyectos. 

Tendrá nuevas propuestas laborales y sumará integrantes a su familia.

Tigre 1962, 1974, 1986, 1998 y 2010.

El 2020 fue un año de introspección, y ahora podrá compartir su mundo interior con la comunidad para ayudarla. 

El año del Buey lo influenciará a tener límites y a no ser tan superficial. Tomará un rol fuerte en su pueblo, su ciudad, su país.

En cuanto a las relaciones personales, no serán tan buenas. Estará irritable, y solo tendrá amigos pasajeros, además de que podría tener problemas con mujeres jóvenes. 

Conejo 1963, 1975, 1987, 1999 y 2011.

El 2021 será un año de reinvención y cumplir proyectos pendientes. Al Buey le gusta el Conejo. Será un buen año para el emprendimiento, de negocios o social.

Tendrá nuevas habilidades de liderazgo y diplomacia, lo que lo podría ayudar en problemas legales. Necesitará mantener el control y el equilibrio para no entregarse a excesos y no pelear con su pareja.

Dragón 1964, 1976, 1988, 2000 y 2012.

La energía del Buey podría resultarle pesada y agobiarse, pero también lo ayudará a conseguir la libertad y alinearse con la verdad. 

El 2021 tendrá mucha competencia y trabajo con esfuerzo.Tendrá varios males de amores que afectarán más a las mujeres, como ghosting e indiferencia. 

Serpiente 1965, 1977, 1989, 2001, 2013 y 2025.

La energía del Buey le traerá paz, armonía y nuevos planes. 

Tendrá más estabilidad y más conexiones sociales quienes lo apoyarán en proyectos sociales y de permacultura, y con quienes compartirá el buen humor que tendrá.

Deberá cuidar su veneno para generar vínculos más saludables con su familia. Asimismo, podrá tener hijos nuevos, propios o “simbólicos” y tendrá una felicidad inusual este año.

Caballo 1966, 1978, 1990, 2002 y 2014.

El 2021 será una buena oportunidad para influenciarse del Buey y tener relaciones que no nazcan de la pasión, sino del compañerismo, lo que podría hacerlos muy felices.

Tendrán un rol de cuidadores en su familia y deberá tomar decisiones drásticas como mudarse. Es una buena oportunidad para el crecimiento espiritual y reparar los daños hechos, como para crear lazos sanadores con su familia. No será un año de abundancia económica, pero le alcanzará para lo necesario.

Cabra 1967, 1979, 1991, 2003 y 2015.

Es un año para cerrar ciclos en ciertos lugares. Dejará atrás  relaciones tóxicas del pasado, encontrará nuevo reconocimiento grupos que aprecien sus talentos.  Encontrará una nueva tribu de amigos y con ellos formará una nueva familia que la apoyarán en sus proyectos. 

Su energía mejorará en todos los sentidos y adquirirá técnicas de autoayuda. Cuidará su salud, y será un buen año para evaluar la mente como el estado de órganos internos como el hígado y los pulmones. 

Mono 1968, 1980, 1992, 2004 y 2016.

El 2020 lo afectó bastante, pero el año del Buey le dará la oportunidad de tomar lecciones de lo sufrido. Aplicará el ser más cauteloso, más solidario, menor bromista y cuidadoso con los sentimientos del resto.

Buscará la calma, la organización y la estabilidad en el trabajo. Será un líder positivo y ayudará a quienes se vieron afectados por la pandemia a reorganizarse. 

Se podría sentir agobiado por todo lo que requiere de su atención, por lo que deberá escoger entre la familia, el trabajo, la salud o el bienestar económico.

Será un buen año para unirse más a la familia y ser más equilibrado.

Gallo 1969, 1981, 1993, 2005 y 2017.

El 2021 será un buen año para reformular situaciones inconclusas y crear nuevas etapas. Hará duelos y se reencontrará con la familia, socios y amigos.  Solucionará las disfunciones que acarrea desde niño con su familia, y podrá construir nuevas relaciones pacíficas con ella. 

Luego de la pandemia se podrán reinventar de las crisis matrimoniales y laborales vividas.  Conseguirá su propio sustento y encontrará su verdadera vocación. 

Perro 1970, 1982, 1994, 2006 y 2018.

El 2020 los dejó sin energía y sin dinero. El año del Buey le trae esperanza y entusiasmo para comenzar de nuevo con nuevos proyectos, aunque siempre con cautela.

Sentirá un llamado a la libertad y deberá decidir si mudarse o quedarse en su lugar de siempre.

El esfuerzo, sobriedad y pragmatismo serán determinantes para conseguir sus objetivos. El comienzo de año será bueno para centrarse en su salud física, mental y espiritual. Aún así, deberá mantenerse cauto y conservar un perfil bajo hasta el año del Tigre, que será mejor para él.

Chancho 1971, 1983, 1995, 2007 y 2019.

Será un buen año para aportar con soluciones innovadoras: ayudará a su comunidad, creará emprendimientos, espacios artísticos, seminarios, etc.

Además, recuperará su capacidad organizativa.

Sin embargo, en materia económica no tendrá mucha suerte y deberá vivir con lo justo. Es un periodo para disfrutar el presente y el encuentro con gente creativa. 

Lo llama el matrimonio y la familia, y deberán dejarse llevar por el impulso del Buey hacia el orden y la familia.