El Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein determinó el viernes 19 de marzo que si un hombre se quita el condón en medio del acto sexual sin consentimiento de su pareja, está cometiendo un ataque sexual condenable por ley.

Así lo indica DW, según registra T13, en el que se explica que esto aplica incluso si la pareja sexual de dicho hombre dio su consentimiento expreso para tener relaciones sexuales, pero solo con preservativo.

Este dictamen ocurre luego de que en noviembre de 2020 el Tribunal del Distrito de Kiel absolviera a un hombre acusado de quitarse el condón durante una interrupción del coito sin que su pareja lo notara, para luego proseguir el acto.

Esto, pese a que la víctima expresó varias veces al sujeto que sólo quería tener relaciones si este último usaba condón. Pese a todo, el Tribunal de Kiel consideró que el comportamiento del hombre no fue un acto criminal y lo absolvió.

Por eso,  el Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein afirmó el viernes 19 que en cualquier caso en que la víctima manifieste querer una relación sexual sólo con condón, y el hombre se lo saca, es un ataque sexual. 

Por esto, la absolución del hombre quedó anulada, y deberá ser sentenciado por otro juzgado del tribunal de distrito de Kiel.

Qué es el “Stealthing”

El “Stealthing” es la práctica de quitarse el condón durante las relaciones sexuales sin el consentimiento de la pareja sexual. A menudo ocultándolo y usando “técnicas” para que ésta no se entere.

Es una práctica abusiva, que algunos hombres realizan sin considerarla como un ataque sexual y sin darle mucha importancia. 

Condón en la mano

Sin embargo, es un tipo de agresión sexual, que además puede exponer a la víctima a un embarazo no deseado y poner en riesgo su salud. 

Aunque en algunos países y estados de Estados Unidos el “stealthing” es considerado delito, e incluso violación, en otros aún no se le da la importancia necesaria ni legalmente ni culturalmente.

Según explica Alexandra Brosky en la revista académica Columbia Journal of Gender and Law , “es necesario configurar un nuevo delito de ‘stealthing’ para proporcionar a las víctimas una causa de acción más viable y para reflejar mejor los daños causados por la eliminación no consentida del preservativo”.