Este año entró en vigencia el nuevo código civil de China. Entre otras cosas, este dictamina que los cónyuges que se divorcian pueden pedir una indemnización si es que realizaron más responsabilidades en el hogar que su ex pareja.

Bajo a esta normativa, un histórico fallo de un tribunal chino determinó que un hombre deberá pagar a su ex esposa por dejar toda la carga de las tareas del hogar y del cuidado de su hijo en ella, indica DW.

La mujer, identificada como Wang, señaló al tribunal de Pekín que durante los cinco años de matrimonio ella "cuidaba del niño y se ocupaba de las tareas del hogar, mientras que (su ex marido) Chen no se ocupaba ni participaba de ningún otro asunto del hogar aparte de ir a trabajar".

Mujer con cesto de ropa

Es decir, al llegar él del trabajo, luego de que su esposa también hubiera trabajado todo el día cuidando a su hijo y en tareas domésticas, no se compartían los roles. En cambio, ella seguía trabajando durante todo el día sin descanso y sin recibir remuneración, mientras él descansaba.

Por eso, el juez indicó que  “el esfuerzo que Wang dedicaba a las tareas domésticas, los ingresos de Chen y el coste de la vida local” sustentaban la indemnización a la mujer.

Debate por monto

Originalmente, la mujer solicitó 160.000 yuanes, sin embargo, el hombre deberá pagar 50.000 yuanes (unos 7.700 dólares). Esto es para la mujer, por lo que no se considera la pensión alimenticia que entrega a su hijo, de 2.000 yuanes al mes.

En redes sociales, la noticia ha generado un debate, en especial por el monto dado a la mujer, el que no sería equivalente al pago se daría por cinco años a una asesora del hogar.

Mujer limpiando

"Una niñera a tiempo completo podría costar más que esto durante medio año, ¿la juventud y los sentimientos de las mujeres son tan baratos?", comentó una usuaria en Weibo.

Otro usuario opinó: "Cuando te divorcias, te quedas sin nada. La compensación de 50.000 yuanes por las tareas domésticas es insuficiente".

Divorcios en China

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las mujeres chinas dedican cuatro horas al trabajo no remunerado en el hogar, 2,5 veces más que los hombres.

Por otro lado, los cambios en las leyes de divorcio (que lo hacen más fácil) y la independencia económica de las mujeres han disparado las separaciones matrimoniales en China.

Algo que tiene preocupado al gobierno chino, quien quiere impulsar la “estabilidad familiar” para aumentar la natalidad ante la alerta del envejecimiento poblacional.