Un estudio de la Universidad Estatal de Boise (Estados Unidos) parece haber contestado una pregunta que no tenía solución ¿Tener sexo con tu amigo daña la relación entre ambos?

Pues, según la investigación, tener encuentros íntimos con tu amigo no sólo no es dañino, sino que incluso ayudaría a reforzar el vínculo que se tiene con ese compañero de risas y anécdotas.

El estudio, realizado en junio de 2018, está basado en una entrevista hecha a 300 personas elegidas al azar. 

De éstas, el 76% indicó que han tenido al menos un encuentro sexual con su amigo, relaciones que se habrían hecho con el mutuo acuerdo de no derivar en un compromiso serio a futuro.

Mientras que de este grupo que afirmó haber tenido relaciones sexuales con el compañero, un 75% de ellos manifestó que luego de un tiempo, la confianza y el vínculo entre ambos se había visto reforzado.

¿De la amistad al amor?

Por otra parte, el estudio también consultó a las personas que habían afirmado que la relación con su amigo se había reforzado tras el sexo, si habían mantenido alguna relación amorosa con su “partner”. 

El 50% contestó que sí, que luego de un tiempo comenzó una relación seria con un antiguo amigo. Esto no es muy sorprendente si se considera que no es muy difícil confundirse con quien compartes momentos tan íntimos y satisfactorios.

Según otro estudio publicado en la revista Psychology Today hecho por la Universidad de Maryland, basta con que uno de los compañeros se confunda para que luego el otro amigo lo haga también.

Esto porque la parte interesada proyectará sus emociones en el otro y actuará distinto en base a esto. Buscará llamar la atención de otras formas de su amigo, quien en muchas ocasiones le terminará correspondiendo.

¿Y si me gusta un amigo y yo no a él?

Según  este mismo estudio, la proyección solo funciona cuando el amigo corresponde de forma cada vez más favorable a los coqueteos. Pero, en cambio, si desde un comienzo hay rechazo, es mejor no continuar.

En este sentido, si a tu amigo no le atraes físicamente, no hay nada que hacer. Convéncete de esto, y luego analiza si es conveniente para ti mantener la amistad o alejarte por un tiempo.