Aunque pareciera que los nuevos romances son casi imposibles en plena pandemia por el coronavirus, han surgido hermosas historias de amor que demuestran lo contrario.

Este es el caso de la actriz, influencer y humorista argentina Daniela “La Chepi” Viaggiamari, quien se enamoró durante la cuarentena del chofer del camión de recolección de basura que pasaba por su casa, Javier Cordone, de 45 años.

La actriz de 41 años contó a Telefe y TN cómo surgió su historia de amor.  Según explicó, todo partió cuando su hija pequeña, Isabella, le pidió que aplaudieran a los recolectores de basura por su labor en pandemia, al igual que como se hace con el personal.

Todos los días a las 20 ella se ponía en la ventana y aplaudía. Les daba dibujitos o caramelos para sus hijos. Eran 30 segundos que charlábamos a través de la ventana”, contó.

La Chepi y Javier Cordone

Pero fue cuando Javier se bajó del camión a saludar Isabella cuando “La Chepi” quedó flechada: “Lo vi y dije, ‘APAAAA’, mirá al chofer, eh. Empezamos a hablar por la ventana pocos segundos y se iba. Lo esperaba más que el sueldo a fin de mes. Me arreglaba cuando pasaba. Mi hija se daba cuenta, pero yo le decía que nada que ver”.

Lo buscó por Instagram

Daniela contó que en el momento en que Javier se bajó a saludar a su hija, ella pensó “mirá lo que es esto, Dios existe”. “Ahí me preguntó cómo estaba, y trajo un vino y me dijo que lo íbamos a tomar cuando termine la cuarentena”, señaló.

Luego de eso, Daniela le pidió su Instagram, donde comenzó a hablar con el chofer. “Confirmé que no estaba en pareja y que vivía en donde me había dicho. Después seguimos hablando por teléfono. En pandemia, con todos los horarios cambiados, me dormía a las 5 de la mañana hablando con él. ¡Ya estábamos de novios antes de besarnos!”, bromeó.

Según “La Chepi”, Javier, quien es un ex futbolista en ascenso,  “gana mejor que yo, gana muy bien. Por suerte, uno que trabaja me tiene que tocar una vez”.

Es muy linda persona y muy fachero”, dijo la influencer, quien además contó que su pareja se lleva muy bien con su hija Isabella.

“Lo ama, en realidad ella se hizo amiga de él primero y se ponía en la reja cuando pasaba (con el camión). Ahí me miraba, me guiñaba el ojo y me decía ‘mamá, tenés que tener novio’. La verdad que se quieren mucho los dos y eso para mí es lo más importante”, dijo.