Un estudio realizado en septiembre de este año, arrojó preocupantes cifras respecto a la violencia contra la mujer en Chile. En él se especifica que  una de cada tres mujeres reconoció sufrir algún tipo de violencia en la pandemia del Covid-19. 

El estudio se trata de una encuesta titulada “Dinámicas en el hogar durante la pandemia”, realizada por la Corporación Miles Chile con la colaboración del Centro de Estudios de la Mujer (CEM).

Mujer maltratada

Dentro de las mujeres que señalan haber sufrido agresiones, un 88% dijo haber sido víctima de violencia psicológica o emocional (descalificaciones, humillaciones y malos tratos), siendo el tipo de violencia más recurrente.

Le siguen la violencia económica y por expresión de género, correspondiente a “humillaciones y/o discriminaciones recibidas por la forma de comportarse, vestir y/o expresar su identidad”.

Violencia hacia la mujer

Otra preocupante cifra, es el hecho de que sólo una de cada diez mujeres pidió ayuda tras sufrir agresiones.

Confianza en instituciones

Al consultarles dónde acudirían por ayuda ante una situación de violencia, un 79% indicó que contactaría a sus redes personales (amigos y familia).

Por otro lado, solo un 1% acudiría en primer lugar a Carabineros y a la policía o usaría los servicios de orientación dispuestos por el Ministerio de la Mujer.

Así también un 60% de quienes han ocupado estos servicios los evalúan con las peores calificaciones.

Violencia declarada vs violencia vivida

El estudio hace una diferencia entre “violencia declarada” y “violencia vivida”. La primera son situaciones que la persona reconoce como violencia.

En cambio, las violencias vividas son hechos de violencia que la víctima no necesariamente reconoce como tal, ya que muchas veces normaliza o justifica estas situaciones.

Mujer con el mensaje en la mano No es No

Al evaluar la violencia vivida a través de preguntas por hechos concretos vividos (ejemplo: ¿Has tenido sexo sin tu consentimiento durante la pandemia?), la violencia aumentó a un 97%, la mayoría en personas entre 18 y 29 años.